Close

Intervendrán 1.390 metros de veredas de Chillán con equipamiento inclusivo

“Conservación veredas centrales Chillán, ciudad inclusiva”, se denomina el proyecto que analiza el Ministerio de Vivienda (Minvu) para aplicar en Chillán, ciudad que requiere la remodelación de sus veredas céntricas.

El proyecto mira con atención el ejemplo de la ciudad de Iquique, la primera en el país en aplicarlo. Frente a ello, y como una forma de conocer mayores detalles del proyecto “Iquique, Ciudad Inclusiva”, el seremi de Vivienda, Carlos Urrestarazu, se trasladó a la Región de Tarapacá para ver los alcances de la implementación de este plan inclusivo.

El Minvu proyecta materializar esta iniciativa en Chillán, que consiste, detalló la Seremi de Vivienda de Ñuble, en “una ciudad en la que todos sus habitantes, de las generaciones presentes y futuras sin discriminación de ningún tipo, puedan disfrutar libremente de todos los espacios físicos, políticos, y sociales, ejerciendo de igual manera el derecho a una vivienda adecuada y a tener acceso a los bienes y servicios públicos. También generar una ciudad (amigable) inclusiva con la edad, que adapta sus estructuras y servicios para que sean accesibles e incluyan a las personas mayores con diversas necesidades y capacidades (OMS)”.

Carlos Urrestarazu, seremi de Vivienda, precisó que “la idea fue ver en terreno los efectos y la importancia en materia de inclusividad, por lo que la posible implementación de este plan sería de gran importancia para nuestra Región de Ñuble y es algo que nos gustaría replicar de manera de poder tener ciudades más inclusivas, amables y justas”

Agregó que han estado proyectando y trabajando “en el levantamiento de un polígono de intervención en Chillán, que comprende la calle Bulnes, entre 5 de Abril y Carrera (430 metros), las calles Arauco, 18 de Septiembre y Carrera (270 metros cada una) entre Vega de Saldías y Libertad; y 5 de Abril, entre Bulnes y Libertad (145 metros). En una extensión total de 1.390 metros aproximadamente”.

Objetivos del proyecto

La iniciativa que pretende desarrollar el Minvu en Ñuble busca inicialmente identificar las características técnicas de inclusividad de la infraestructura urbana.

Además incorporar nuevas tecnologías, normadas por los organismos técnicos y validadas por los distintos usuarios (as) ciudadanos, asumiendo y/o actualizando los costos de las soluciones más adecuadas.

También incorporar a la ciudadanía en el proceso de definiciones técnicas precisando, consensuando e integrando los diversos requerimientos, además de permitir la convivencia armónica y sustentable de los ciudadanos (as) y de los diversos intereses presentes en el territorio.

Para cumplir estos objetivos, se deben generar altos estándares de soluciones accesibles, que de acuerdo a la Seremi de Vivienda, deben incorporar “rutas accesibles, es decir camino continuo y sin obstáculos que conecta los distintos elementos accesibles del espacio público”.

También equipamiento accesible, que incorpora mobiliario y equipamiento con diseño universal.

Además cruces de peatones accesibles, con rebajes de poca pendiente; y pisos táctiles de advertencia y direccionales, utilizando guía podoctáctil de polímero plástico.

Veredas y cruces

El proyecto busca que el polígono a trabajar Chillán tenga “veredas continuas, sin obstáculos, permitir un desplazamiento cómodo de dos personas, además de conectarse a distintos elementos accesibles del espacio público y proyectar la continuidad de la ruta accesible hacia otras aceras mediante dispositivos para cruces peatonales de calzada”.

Los requisitos son que el pavimento debe ser de “material sólido, liso y antideslizante en condiciones secas y mojadas, con un ancho mínimo de 1,50 metros, pendientes máximas que en desplazamiento longitudinal no supera el 5%”.

En relación a los cruces peatonales, el Minvu precisó que tiene características técnicas específicas. “Se constituye por cinco partes: superficie inicial plana con inclinación transversal no superior al 2% y de ancho mínimo 1,20m. Plano en declive liso y uniforme en su textura, mientras más baja pendiente, mayor autonomía de trayecto para quien se desplaza, donde 8% es el máximo valor admisible. Largo definido en función de la topografía. Plano inferior ancho mínimo 60 y pendiente transversal del 2%, suficiente para el escurrimiento de agua. Alas laterales no deben transformarse en un componente peligroso por exceso de inclinación. Deben conservar el 8% de pendiente admisible”.

Un tercer punto clave tiene que ver con las personas con discapacidad visual, y dice relación con la incorporación de pisos táctiles altamente detectables. “Basados en los requerimientos de las personas con discapacidad visual, se utilizarán pisos de polímeros plásticos altamente detectables que cumplen con normas y estándares internacionales, lo que minimiza la superficie de implementos en espacio público, y mejora la comprensión del destinatario”, detalla el Minvu.

Además se sumará equipamiento inclusivo, correspondiente a “elementos que permitan el descanso a través de instrumentos adecuados para todos, y ubicados correctamente. Por esto, idealmente los escaños propuestos deben contar con apoya brazos individuales y materiales aislantes (como la madera)”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

0 Comments
scroll to top